lunes, 19 de julio de 2010

El extraño ocaso de Pixar.

Mucho mas de un mes ha pasado desde la ultima entrada, podría excusarme de mil maneras. No lo haré por respeto al tiempo de quienes leen esto. Durante mi prolongada ausencia Toy Story 3 llego a las salas. Con reviews que le otorgaban un 100% de calificación una vez mas cai envuelto por la ingenua necesidad de una experiencia cinematográfica satisfactoria.

El resultado de mi asistencia al cine fue de leve decepción para mi desgracia. Poco a poco, Pixar se ha convertido en el "establishment" de lo que es la buena animación cinematográfica occidental; cosa que por si sola no es nada malo. (¡Noten como tuve que especificar "occidental" para no despertar la furia otaku! jaja) Pero me genera un rechazo inmediato cuando se pierde el pensamiento crítico. Y esto ha pasado ya. Ahora resulta que Pixar es la voz de Dios, y hagan lo que hagan la audiencia lo devora insaciablemente.

Antes de que los fanboys clamen por mi sangre, cabe resaltar que yo mismo he sido un fanboy auto proclamado de Pixar y todos sus directores. Ahora solo Brad Bird es digno de tan insignificante y trivial distinción. Con cuatro profesores de Pixar durante mi paso por Animation Mentor; mi afinidad por el estudio estaba bien cimentada. Pero en mi búsqueda de objetividad crítica, hay que admitir que Pixar como Apple; esta perdiendo el piso.

Toy Story 3 fue decepcionante en varios niveles. Pero el agravio que mas trabajo me cuesta perdonar es la reducción del personaje de Buzz a un mero "comic relief". Tanto se ha hablado del mentado "Story is king", y ahora ¿se lo pasan por el arco?! La historia la dictan los personajes, y a Buzz lo despojaron de la profundidad que con 2 cintas previas habían dotado. Este es un personaje al que le cambiaron la comprensión del mundo y su rol en el. Lo vimos aceptar esta nueva realidad y su labor de acompañar a Andy, mantener a Woody cuando este flaquea ante la mera posibilidad de que Andy lo abandone cuando crezca. Un Woody que ante la posibilidad del rechazo en una competencia fue capaz de conspirar contra Buzz. Una relación compleja y dramáticamente rica fue denostada. A Buzz, Andy le hace lo que Woody nunca le hizo. Lo rechazo directamente. ¿Y que hace Buzz al respecto?

No entrare en detalles de "pacing", buen gusto, humor, o corrección política, etc. Esos son terrenos de subjetividad infame; pero si lamento que de una de las pocas fuentes de narrativa inspirada que teníamos estén surgiendo proyectos errados como Wall-E, Cars, Up y ahora Toy Story 3.

Hollywood fue demasiado, y termino por infectar a Emeryville. O quizá solo estoy amargado.

4 comentarios:

  1. Primo por lo general diría que quizás si estas amargado, pero ahora creo que tienes razón. Toda la película sentí que había algo mal y leyendo tu blog todo queda más claro. De todos modos me hizo reír la película, mas no me hizo llorar como casi todos me advirtieron que sería. A lo mejor los dos estamos amargados, quien sabe.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Bien carnal te apoyo y estoy de acuerdo, es pan con lo mismo.

    ResponderEliminar
  3. estas seguro Alejandro?, creo que podria ser lo que tu dices pero creo que quizas es por que todos los juguetes toman importancia, por que es el futuro de ellos el que esta en juego, a mi lo unico que me descoloco, si se puede llamar asi, es la aparicion de totoro, jajaa, un homenaje a miyasaki seguramente, en fin...dime que no lloraste al final?jajaja

    ResponderEliminar
  4. No llore al final, Enrique! No llore nunca! ¿Tengo el corazón marchito?! jajaja Llore con el montaje de Toy Story 2... rei con el "Buzz... I am your father" también de Toy Story 2

    No creo tener el corazón marchito, pero a estas alturas; la duda es valida.

    ResponderEliminar